Show Info

Jusred

Cuchillito de palo | Contra los derechos humanos

By Jusred · 24 enero, 2020

Fuente: El Sol de México

Inconcebible el desprecio del actual gobierno, a los Derechos Humanos. De la imposición de Rosario Piedra, a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, al olvido de las víctimas de Tlahuelilpan, se multiplican las violaciones y, quienes se decían paladines de su defensa, confirman que están fuera de foco.

Desapercibido pasó el Informe de Human Wrights Watch –reconocido organismo internacional-, que presentó en México su director, José Miguel Vivanco. Entre otras frases, en cuanto a la migración, declaró que: “La catástrofe humanitaria de México empeoró con López Obrador y que hay una “Dantesca situación de inseguridad”.

El servilismo frente al señor Trump, cerró el paso a miles de personas que intentaban cruzar la República, para acceder al “sueño americano”. Las penurias de estas familias están documentadas. De siempre se sabe de los horrores que viven al llegar a nuestro territorio, ahora agravados por una decisión al margen de la tradición.

También hizo referencia a la falta de procuración de Justicia, a la continuidad en las desapariciones, a la tortura –que sigue vigente-; a los asesinatos extrajudiciales y el resto de transgresiones constantes. Poco deben haber preocupado a un tlatoani al que, lo único que le importa es el clientelismo, a pesar de las mentiras del Régimen.

Lo que Vivanco desconoce es que estos atropellos abarcan cuestiones tan serias, como la de la salud. Al echar a andar un INSABI, sin las condiciones mínimas para su funcionamiento y desaparecer el Seguro Popular, millones de personas se quedaron al garete.

Se les sigue mintiendo: que todo va a ser gratuito, que nadie tiene porqué cobrarles, engaños que desmiente el propio director del Instituto para luego, cuando les llega el agua al cuello, desde las mañaneras decir que esto será a fines del 2020 (Lo que miles de enfermos ya no verán).

Jugar con la salud es una aberración, al igual que los cambios de la Reforma Penal. En la enajenación por el Poder y el control absolutos, la iniciativa, gracias a las denuncias de jurisconsultos, se pasó para el mes de febrero.

Una iniciativa que rompe con la División de Poderes, en el caso de que se transfiriera el Consejo de la Judicatura a un Tribunal, ajeno y por encima de la Suprema Corte de Justicia, así como se facultara al Senado para nombrar a integrantes del Poder Judicial.

Buscan aplicar el arraigo –que la SCJN declaró inconstitucional-, a cualquier delito, ignorantes de los graves abusos del pasado, que llevaron a su casi desaparición.

Se permitiría la tortura, desde el momento en el que se dice que no será motivo para invalidar un proceso, las pruebas obtenidas por ese medio.

Ataca la soberanía de los estados al conformarse un Catálogo único de delitos, lo que se contrapone a la libertad de los Congresos Locales, para legislar, de acuerdo a su idiosincrasia. En temas como el aborto y la eutanasia, que se contraponen a la ideología de más de una entidad, tendrían que ceñirse al Código Único.

Se permitiría la intervención telefónica para cuestiones electorales y fiscales, aunque no hubiera denuncia y en casi todo el articulado del nuevo mamotreto se elimina la presunción de inocencia.

Dicen que lo que hay no sirve. Cualquier ley es perfectible, pero convertir el Código Penal y las Reformas al Poder Judicial en un camino recto al autoritarismo, es inaceptable y debemos rechazarlo. Como el que se sigan violando los Derechos Humanos.